Úbeda

ÚBEDA, un tesoro en la provincia de Jaén

Ocio

Hablar de la provincia de Jaén es hablar de historia, cultura, aceite y Renacimiento. La provincia de Jaén esconde en su interior una joya del Renacimiento como es Úbeda, junto con la cercana y bella ciudad de Baeza fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO el 3 de Julio de 2003. En concreto la Plaza Vázquez de Molina en Úbeda y la Plaza Santa María en Baeza.

Situada en un punto privilegiado de la provincia de Jaén, Úbeda se muestra al mundo sobre el Valle del Guadalquivir con sus espectaculares campos de olivares, motor económico de la comarca y muy cercana a ciudades tan importantes como son Córdoba o Granada. Destacar también su cercanía a los Parques Naturales de Cazorla, Segura y las Villas.

Úbeda contiene uno de los conjuntos renacentistas más espectaculares de Europa. Multitud de iglesias, palacios o la Basílica menor de Santa María de los Reales Alcázares te esperan en esta localidad.

Basílica menor de Santa María de los Reales Alcázares.

El aceite de oliva, también llamado “oro verde” es el protagonista indiscutible de la cocina de Jaén, y se encuentra presente en la mayoría de los platos. Los bares y cantinas son el punto de reunión de los ubetenses, en el mes de septiembre es posible asistir a la  tradicional Feria de la Tapa. Además, Úbeda tiene su oferta de tapas propia adaptada a la gastronomía local, basada en ochíos, morcilla, picadillo, andrajos, embutido local, todo preparado con exquisito aceite de oliva, no nos olvidemos que estamos en la tierra de las “tapas gratis”.

Úbeda es famosa por su industria y artesanía desde tiempos del Al-Ándalus, así como por fabricar productos como esteras de esparto tejidas y bordadas a mano, diversos objetos de alfarería, forja, cerámica, paños, tejidos y curtidos cuya tradición se mantiene hasta nuestros días. Ambas industrias, esparto y alfarería tuvieron una importancia capital en la economía ubetense. Con una de las mayores concentraciones de talleres artesanales de España, los artesanos locales trabajan por mantener vivas las mejores tradiciones del pasado. Alfarería, madera, espartería, mimbre, palma, taller de piedra, forja, curtidos o vidrieras son las más importantes de esta magnífica ciudad.

Especialmente atractiva es la Semana Santa, fue declarada de “Interés Turístico Nacional” en 1980. Destaca por tener una personalidad propia y diferenciadora, la Semana Santa adquiere en Úbeda una grandiosidad y emotividad extraordinarias. Los desfiles procesionales de las cofradías y hermandades que procesionan revisten una incomparable solemnidad y brillantez, algunas de ellas se remontan a los siglos XVI y XVII, por esto se trata de una fiesta total para los sentidos que tiene además como telón de fondo a la Úbeda medieval y renacentista, convirtiendo a la ciudad en el escenario perfecto para esta representación artística.

Cristo de La Humildad y Nuestra Señora de la Fé

Culturalmente las muestras de teatro de primavera y otoño, el festival de música y danza “Ciudad de Úbeda” en los meses de Mayo – Junio, la feria de la tapa o la conocida feria de maquinaria agrícola son algunas de las actividades que se desarrollan a lo largo del año y que permiten al visitante conocer la ciudad y a la vez disfrutar de un entorno que recordara toda su vida.

El olivo es la seña de la identidad de la provincia de Jaén. No sólo por su importancia económica, sino porque ha generado a lo largo de los siglos una cultura específica que tiene en el olivo y en su preciado su razón de ser. Por eso podemos hablar de una cultura del olivo, cuyos ingredientes son los paisajes, fincas, almazaras, centros de interpretación del aceite de oliva, tiendas especializadas, la comentada anteriormente gastronomía, etcétera, que define a la mayoría de los países mediterráneos.

Los estudios  demuestran que una dieta mediterránea rica en aceite de oliva tiene  propiedades antioxidantes que evitan el envejecimiento y la oxidación celular que causa la aparición de tumores. Efectos positivos como la disminución de la presión arterial, reduciendo el colesterol malo (LDL) y subiendo el bueno (HDL). Previene el deterioro cognitivo y mejora el sistema inmunitario. El consumo de aceite de oliva también tiene beneficios en la mineralización de los huesos y en la mejora de las funciones intestinales, digestivas y pancreáticas.

El aceite de oliva también es muy utilizado en el sector de la belleza como exfoliante para los labios, suavizante para las manos, como una mascarilla rejuvenecedora o como humectante de la piel.

La provincia de Jaén esconde en su interior una amplia variedad cultural, turística y gastronómica en torno al aceite de oliva, no dejéis pasar la oportunidad de visitar esta tierra que tiene tanto que ofrecer.

DESCÁRGATE GRATIS LA REVISTA OLYMPIA STYLE AQUÍ