Moscú

#TresDíasEnMoscú, lo mejor de Moscú en un fin de semana

Ocio

Día 1. La Plaza Roja, visita obligada durante tu estancia en Moscú

En 1990 fue nombrada junto con el Kremlin Patrimonio de la Humanidad, para nada debe su nombre al comunismo o al colorido de los ladrillos que la rodean, en ruso antiguo el nombre de “roja” (Krásnaya) significa «bonita» y está situada en el barrio comercial de Kitay-górod. El Kremlin, el Mausoleo de Lenin, las catedrales de San Basilio y de Kazán, el Museo Estatal de Historia de Rusia o las Galerías GUM están ubicados en esta misma plaza.

Almacenes GUM

Son unos grandes almacenes en los que puedes encontrar todo tipo de productos de las marcas de lujo más importantes del mundo. Aunque no tengas intención de comprar nada la visita es obligada, su  fachada de 242 metros de largo como sus majestuosos interiores no dejarán de sorprenderte, su construcción se remonta a 1890.

No te vayas de Moscú sin probar el mítico helado ruso del GUM en los quioscos de la planta baja. El helado se compone de una bola de chocolate, nata u otros sabores que se sirve sobre una galleta con forma de vaso.

En la tercera planta es posible probar platos típicos de comida rusa o italiana a un precio económico. En estos grandes almacenes también puedes encontrar marcas más asequibles, tiendas de regalos y souvenirs.

Kremlin, la residencia oficial del presidente

Conocido por ser un símbolo de poder del mundo, es un conjunto de edificios civiles y religiosos situado frente al río Moscova al sur, la Plaza Roja en el este y el Jardín de Alejandro en el oeste. Se suele utilizar como Palacio de Congresos o como sala de conciertos. El palacio es la sede principal del Ballet del Kremlin, una de las compañías de ballet más importantes de Rusia, podrás disfrutar obras clásicas de ballet como El Lago de los Cisnes, La Flauta Mágica o el Cascanueces, entre otras.

El Mausoleo de Lenin

El Mausoleo de Lenin del arquitecto Alexéi Schusev, donde aún se conserva el cuerpo momificado de Lenin, principal dirigente de la Revolución de Octubre en 1917 y primer presidente soviético que se ha convertido en una de las principales atracciones turísticas de Moscú.

En el mismo mausoleo encontramos un laboratorio en el que trabajan biólogos, bioquímicos y anatomistas. Como curiosidad cada año, durante dos meses, el cuerpo es tratado con una solución especial, le cambian el traje y se reparan los daños que haya podido sufrir el cuerpo en los últimos meses. Además de esto, el cuerpo está protegido por un sarcófago de cristal a prueba de balas.

Catedral de San Basilio

La Catedral de San Basilio es una iglesia ortodoxa localizada en la misma Plaza Roja de Moscú y con total seguridad el mayor símbolo de la ciudad. Todas sus paredes están pintadas con frescos y pinturas religiosas o decoradas de forma muy recargada. Podrás comprobar que es impresionante tanto por dentro como por fuera.

Día 2. De compras por esta magnifica ciudad

Imprescindible pasear por la calle peatonal Arbat, la más turística de la ciudad, es una vía comercial en pleno casco histórico con tiendas, restaurantes, una animación continua y pintores en las aceras que pueden realizarnos en pocos minutos un retrato. Arbat no tiene nada que ver con la zona de negocios de Moscú (CINM), en el distrito de Presnensky encontrarás grandes rascacielos, el más espectacular es el Evolution Tower.

Uno de los mejores lugares para comprar artesanía es el mercado de Izmailovo, un lugar peculiar que recrea con cartón piedra las murallas del Kremlin, encontraras las típicas  Matrioshkas de todo tipo y precio, no puedes regresar a casa sin una de ellas. Como dato curuiso, Winston Churchill dijo “Rusia es una adivinanza envuelta en un misterio dentro de un enigma”, seguramente pensando en una matrioshka.

Día 3. Del subsuelo a los rascacielos mas altos

Moscú puede presumir de tener uno de los metros más impresionantes, bonitos y grandes del mundo. El metro es medio de transporte y a la vez un palacio para el pueblo por sus impresionantes estaciones. Un mundo subterráneo de infinitas escaleras mecánicas y estaciones bellamente decoradas, especialmente bonita es la línea marrón.

Cuando la ciudad cumplió ochocientos años, Stalin ordenó construir ocho rascacielos de los cuales se conservan siete, conocidas como “Las siete hermanas de Stalin”

  • Hotel Leningrado. El más pequeño pero más lujoso.
  • Hotel Ucrania. Una panorámica de la ciudad espectacular.
  • Edificio Administrativo de la Puerta Roja. Acceso directo a la estación de metro.
  • Universidad estatal de Moscú. El rascacielos más alto.
  • Edificio de viviendas en Kotélnicheskaya Náberezhnaya. El primer rascacielos.
  • Ministerio de asuntos exteriores de Rusia. En la calle Arbat
  • Edificio de la plaza Kudrinskaya. El edificio espía “La Casa”.
  • La octava hermana debió ser el Palacio de los Sóviets y el edificio administrativo Zaryadye, en cuyo lugar se encuentra desde 2017 uno de los parques más modernos y fabulosos del mundo.

Cada edificio tenía su propio búnker subterráneo como refugio para todos los residentes. Hay rumores que afirman que hay un búnker de mando completamente equipado en el único edificio de los siete que es administrativo, el Ministerio de Asuntos Exteriores. El refugio en el edificio residencial situado en la plaza Kúdrinskaya es de acceso libre para aquellos que buscan aventuras bajo tierra. La octava hermana debió ser el Palacio de los Sóviets.