Mejora el rendimiento en el trabajo

Te damos 6 consejos que te ayudarán a rendir más en tu puesto de trabajo.

Actualidad

Que el trabajo nos genera estrés no es nada nuevo hoy en día, la gran cantidad de tareas que debemos desarrollar a lo largo de la jornada laboral, un horario limitado y la presión de terminar a tiempo hacen a veces que no rindamos de forma adecuada, por ello te mostramos unos consejos para evitar este tipo de situaciones´

Ser ordenado.

Es muy importante para desarrollar bien tu trabajo diario ser ordenado, una mesa organizada te permitirá ir priorizando tus tareas y que en todo momento tengas a mano de forma rápida  lo necesario para desempeñar tus tareas y no dejarte nada atrás.

Planifica tu tiempo.

Tenemos unas horas limitadas para completar todas las tareas que nos exija nuestro puesto y en estas horas debes hacer una planificación de tu tiempo, tienes que fijarte cada día unos mini objetivos que te permitan ir avanzando y no caer en errores como el agobio. Seguro cada vez que consigas un mini objetivo te dará aliento para seguir con el siguiente.

Una agenda nunca viene mal.

Cada día surgen novedades en nuestros trabajos, a veces detalles que se nos pueden escapar y en un futuro caer en errores, por ello te recomendamos utilizar una agenda para tener controlado en todo momento qué tenemos que hacer o qué ha cambiado y que no se nos escape nada de nada.

Deja el estrés a un lado haciendo otras actividades.

Estrés y trabajo no son buenos compañeros de viaje, así que lo mejor que puedes hacer es una vez terminada la jornada laboral desconectar realizando alguna actividad deportiva, da igual si es de interior tipo Yoga o Pilates o exterior (Running, fútbol, paddel etc.). Seguro que cuando llegues a casa por la noche estarás más relajado y listo para comenzar un nuevo día.

Que nunca falte la comunicación.

En muchas ocasiones la falta de comunicación entre compañeros y/o departamentos afecta a nuestro rendimiento, de ahí que sea tan importante cambiar impresiones tanto si son buenas como si no, al comentarlas con naturalidad y sin miedos y no guardarlas dentro es básico para estar relajado y desempeñar nuestro trabajo correctamente.

Una pausa y decir “no” también mejora nuestro rendimiento.

No por estar todo el tiempo pegado a la silla de la oficina significa que estamos desarrollando mucho y bien nuestro trabajo. Una pausa para despejar la mente, una risa con nuestro compañero de mesa o un café nos ayudarán a volver después al trabajo de mejor carácter y con más ganas. Un “no” a tiempo nos puede venir muy bien, en el sentido de que hay que asumir una carga de trabajo acorde a nuestro horario, responsabilidad y capacidades. Una saturación de trabajo nos conducirá a tener errores, generarnos estrés y una bajada productividad.