Sostenibilidad aplicada a las bodas: la tendencia que triunfará en 2022
Sostenibilidad aplicada a las bodas

Siguiendo la estela del Pacto Mundial de las Naciones Unidas, la búsqueda de la sostenibilidad es una máxima de las empresas y los ciudadanos. El fenómeno que es capaz de inundarlo todo, gracias a prácticas responsables y éticas, ha alcanzado sectores tan en auge tras la pandemia como el nupcial. Si a mediados de año triunfaban los enlaces íntimos, forzados por la situación sanitaria y reconvertidos en evento ‘chic’, ahora son las bodas con competentes sostenibles las que han llegado para quedarse. 2022 promete ser un gran año para esas celebraciones en clave ecológica.

“Se presenta un año muy creativo para el sector. Hemos aprendido que existen nuevos formatos de boda que han resultado muy atractivos y ahora estos modelos de boda convivirán con el tradicional, porque todavía son muchas las parejas que sueñan con la boda de toda la vida” explica Gemma González Events, especialista en protocolo y organización de eventos y una de las grandes impulsoras de bodas sostenibles en España.

La pregunta, por tanto, es obligada: ¿qué es exactamente un enlace sostenible y por dónde empezar? “Es aquella boda que se planifica priorizando criterios sociales y medioambientales de forma consciente. Cuando organizamos una boda, tomamos decisiones. En cada paso que damos, hemos de elegir: quién servirá la comida, qué música sonará, cómo decoraremos, de qué forma invitaremos… En función de las prioridades de los novios, se puede optar por aquellas decisiones que produzcan un menor impacto”, indica González. Ello supone que todo gesto, por pequeño que parezca, cuente. Desde contar con proveedores de la zona hasta ofrecer regalos de carácter social, la intención es un factor importante en estos casos.

La tendencia está en alza porque crece, del mismo modo, el interés de la ciudadanía por reducir su huella en el medio ambiente y modificar su filosofía. “Cuando una pareja nos pide una boda de estas características, siempre preguntamos el por qué de esa decisión y la respuesta es bastante habitual: si nos hemos acostumbrado a vivir nuestra vida de forma sostenible, nos resultaría impensable organizar nuestra boda sin tener en cuenta los valores que nos mueven en nuestro día a día”, puntualiza.

Sostenibilidad aplicada a las bodas
Sostenibilidad aplicada a las bodas

En toda boda sostenible, el criterio principal a cumplir es el de la transparencia, cuenta la experta, porque solo así se evitará caer en el temido greenwashing, un ‘lavado de conciencia’ con tintes ecológicos, que es pura fachada. “Nuestra responsabilidad es explicar a los clientes, en cada paso que demos juntos, el impacto que generamos. Pero esta transparencia no implica nunca la renuncia a la boda que han soñado los novios”, defiende Gemma. Es decir, conocer esos criterios de sostenibilidad supone que la pareja pueda elegir con libertad cuáles de ellos decide aplicar y cuáles descarta, en favor del enlace que siempre han soñado.

Consecuencia de esos enlaces ‘eco’ son bodas virales que triunfan por aunar dos grandes conceptos: la sostenibilidad y la estética. “Hemos creado proyectos preciosos, acogedores y muy personalizados, llenos de detalles, sin renunciar a los valores de los novios. Nunca un enlace será 100% sostenible ni tampoco todo lo contrario, pero la labor de los organizadores de eventos con estas características es ofrecer todo el abanico de posibilidades”. Es difícil que una boda sea totalmente ecológica, porque el simple hecho del desplazamiento de cada invitado ya no lo es, pero se puede apostar por prácticas más conscientes. La sostenibilidad siempre es una opción y ahora parece que son cada vez más los que toman decisiones pensando en un menor impacto para el planeta y todos los que habitan en él.

Sostenibilidad aplicada a las bodas
Sostenibilidad aplicada a las bodas
Sostenibilidad aplicada a las bodas
Gemma Gonzalez

Sobre Gemma González Events:

Especialista en Protocolo y Organización de Eventos desde hace más de diez años, completó su formación con el Postgrado Universitario de la Escuela Diplomática de Madrid. Miembro de la Associació Catalana de Protocol i Relacions Institucionals, ACPRI, ha formado parte de la Junta Directiva desde enero de 2010 hasta abril de 2017. También es profesora de Protocolo Social en la escuela Atelier, de Andrea Vilallonga, y en la EIP (Escuela Internacional de Protocolo) y diplomada por la Escuela Hofmann, al mismo tiempo que experta en gastronomía.

Otras publicaciones que te pueden interesar

Suscríbete a nuestra newsletter mensual y a nuestra revista

8 + 13 =