Ochoveinticuatro

¿Qué fotógrafos elegir para el día de tu boda?

Fotógrafos

Elegir el fotógrafo de nuestra boda se ha convertido en un imprescindible y su búsqueda nos ocupa tiempo ya que, queremos que sean capaces de captar aquello que no se ve, pero que estamos sintiendo en ese momento y por eso, la búsqueda del fotógrafo está en los primeros puestos de la lista en la organización de nuestra boda.

Cuando alguien se casa siempre escuchamos al día siguiente, “qué rápido se pasó todo” y, se pasa mucho tiempo preparando todo con tanta ilusión que, cuando llega el día, las horas parecen minutos y antes de que nos demos cuenta, el día ya ha terminado.

Pero, aunque el día haya terminado, después viene un momento muy bonito también, el momento en el que nos poneos a recordar lo que hemos vivido, lo que hemos disfrutado, lo que hemos sentido e incluso, cuando vemos las fotos, nos damos cuenta de que había momentos que no recordábamos pero, que nuestros fotógrafos han sido capaces de captar para que luego nosotros pudiéramos disfrutar de aquello que no nos dimos cuenta o que no recordábamos, consiguen captar nuestro día y plasmarlo para que podamos recordarlo siempre que queramos.

Por eso, contratar un equipo de profesionales que sean capaces de captar cada uno de los instantes de uno de nuestros días más especiales de nuestra vida para poder recordarlos una y otra vez, que sean capaces de captar los momentos más emotivos del día B, es muy importante.

Elegir un equipo con el que nos sintamos cómodos, que sepan reflejar nuestro estilo y que tengan esa habilidad para recoger cada gesto y cada momento es clave.

Os dejamos una selección de algunos estudios de fotografía más solicitados a nivel nacional para congelar en el tiempo los mejores momentos de nuestra boda.

SETROIMAGEN

Con más de 15 años de experiencia fotografiando los momentos más significativos de uno de los días más importantes de los novios, en Setroimagen consiguen crear el mejor recuerdo de nuestro gran día y su principal fin es captar a las parejas y familias tal y como son, plasmando todos los sentimientos de este día tan especial.

Desde su objetivo, consiguen reflejar los verdaderos sentimientos, sin forzar posados y sacando la máxima naturalidad de cada momento y frescura en las imágenes.

A la hora de contratar el fotógrafo de nuestra boda, nos plantean una premisa muy sencilla, “somos lo que recordamos” y ¿qué recuerdo puede existir de nuestra boda? y por eso, simple y llanamente nos aconsejan que nos hagamos una pregunta, ¿qué valor tienen nuestros recuerdos?.

ntre la multitud de espacios que existen para realizar el reportaje, nos comentan queles apasiona la naturaleza y sus colores por lo que, las fincas con concepto abierto suelen ser lugares llenos de potencial, sin embargo, hay bodas en hoteles que adquieren ese maravilloso carácter urbi. En definitiva, ellos nos recomiendan que busquemos el lugar del evento según nuestros gustos y a partir de ahí, nos aconsejarán diferentes lugares que harán mágicos nuestros recuerdos.

Para Setroimagen, la confianza entre ellos y los novios es el pilar más importante y por ello, nos aconsejan que a la hora de seleccionar al fotógrafo de nuestra boda, valoremos esa confianza tanto en la fotografía y el estilo de esa empresa como en la persona en sí que nos va a realizar el reportaje fotográfico.

Una vez que se sienta esa confianza, todo lo demás sale rodado ya que al llegar el día de la boda, podremos disfrutar al máximo sabiendo a ciencia cierta que, tras pasar ese día, vamos a poder revivirlo a través de esas fotografías una y otra vez.

Setroimagen
Setroimagen
Setroimagen
Setroimagen
Setroimagen
Setroimagen

KIKO SIMEÓN PHOTO

Detrás del objetivo se encuentra Kiko Simeón, un profesional que cree que, precisamente el poder de esta profesión es poder hacer visible eso que no se ve, pero que mueve nuestras vidas. Con un solo clic, las emociones que casi pasan desapercibidas en cada instante quedan grabadas para siempre.

Para Kiko, es muy importante captar lo esencial de los pequeños y grandes momentos.

Nos encantan las fotos de Kiko, capaz de captar aquello que se nos escapa a través de su objetivo. Retrata a la perfección las historias de amor de cada boda, donde fluye la espontaneidad y naturalidad.

Kiko Simeón Photo
Kiko Simeón Photo
Kiko Simeón Photo
Kiko Simeón Photo
Kiko Simeón Photo
Kiko Simeón Photo

CLICK10

Fundada en 1997 por Patricia Salinero, quien revolucionó la fotografía social de la época, pasando de un posado muy estático a fotos frescas y naturales, gestos, miradas, expresiones… para darle toda la importancia a los momentos y detalles, Click10 Fotografía está dirigida actualmente por Leticia Salinero y su marido Javier Rovira.

El equipo de fotógrafos que van a acompañar a los novios en su día se reúne con ellos en la semana de la boda ya que consideran que es algo fundamental para conectar con ellos, saber lo que quieren y lo que no y así asesorarles.  Se ponen cara, repasan aspectos logísticos; dónde se van a vestir, si se aparca bien, cuánto se tarda en llegar al lugar de la ceremonia y de la celebración, detalles que han preparado con especial cariño, etc.

Detrás de cada objetivo, su equipo consigue captar la naturalidad de los novios y familiares y es que, éstos no se van a dar casi ni cuenta de que están allí haciendo fotos ya que, se encargan de captar lo que pasa; de captar gestos, miradas, expresiones…

Click10 considera que si sólo captaran lo que pasa a lo largo del día, después los novios echarían de menos algunas fotos y la boda ya no se va a repetir, por tanto, hay dos momentos a lo largo del día en el que los fotógrafos les van a guiar; crean situaciones que luego van a parecer naturales (nada de posado estático, ni cursi, ni forzado) pero que son ficticias para captar momentos únicos.

Los dos momentos donde guían a los novios son los preparativos en sus respectivas casas y el pequeño reportaje que les hacen a los dos, después de la ceremonia  al llegar al lugar de celebración.

Click10 Fotografía
Click10
Click10 Fotografía
Click10
Click10 Fotografía
Click10

OCHO VEINTICUATRO

Para Ochoveinticuatro, las fotos y el vídeo son para la boda y no la boda para las fotos y el vídeo y por ello, intentan transmitir confianza tanto a los novios como a los familiares para que se dejen llevar y disfruten de su día.

El día de la boda es un día para disfrutar al máximo de cada minuto, de poder disfrutar de la experiencia junto a la familia y los amigos y por eso, el equipo de Ochoveinticuatro trabaja desde el principio para robar esos momentos que quedarán para siempre en el recuerdo, captando cómo fue el día, cómo son los novios y cómo lo vivieron, sin diseñarlo, simplemente dejando que la cámara capte la espontaneidad de cada momento, queriendo ser más testigos que diseñadores del recuerdo.

Esto lo consiguen haciendo que la injerencia del equipo sea la mínima ya que, creen que esta manera de trabajar no sólo es mejor para los novios y cómo viven su día, si no, que el material que captan sale más espontáneo, original y único.

El día de la boda pasa muy rápido, es un día que no se va a volver a repetir y por eso, todo el equipo de Ochoveinticuatro quiere que los novios tengan un material espectacular y emocionante, pero nunca a costa de la experiencia de los novios en la boda porque, al final, lo más importante es que se casan y ellos son conscientes de que hay pocas cosas más importantes en el mundo.

Ochoveinticuatro
Ochoveinticuatro
Ochoveinticuatro
Ochoveinticuatro
Ochoveinticuatro
Ochoveinticuatro

DESCÁRGATE GRATIS LA REVISTA OLYMPIA STYLE AQUÍ