‘Quiero ser’, el programa que podría haber sido y no es

Quiero ser, Telecinco

La noche del martes se estrenó el nuevo programa de Telecinco conducido por Sara Carbonero y donde se quiere encontrar al próximo ‘influencer’ del mundo de la moda.

Vamos a ir por partes, con la llegada de las redes sociales y el uso de las mismas, se han creado nuevos personajes y términos, uno de ellos es el de ‘influencer’. ¿Qué es un ‘influencer’? Es aquella persona que cuenta con cierta credibilidad sobre un tema concreto y que por su presencia e influencia en redes sociales puede llegar a convertirse en un prescriptor interesante para una marca.

Para que una marca quiera contar con la presencia de un ‘influencer’ éste tiene que reunir ciertas características y cualidades además de contar con un número de seguidores (aquí no es tan importante la cantidad sino la calidad de ellos).

Vale, hasta aquí, vamos entendiendo lo que es un ‘influencer’ y si lo aplicamos al objetivo del programa sería, como están buscando al próximo ‘influencer’ del mundo de la moda, entiendo que es encontrar a una persona que sea referente para sus seguidores.

Seguimos, el programa se desarrolla en un entorno de pruebas y competiciones donde los coaches  Cristo Báñez, Dulceida y Madame de Rosa enfrentan a los concursantes del programa a realizar diferentes pruebas, tras la realización de las mismas, los coaches nombran a un ganador dentro de su equipo.

La idea del programa creo que es buena porque, ser ‘influencer’ en el mundo de la moda es lo que sueñan hoy en día muchas personas y a lo que les gustaría dedicarse en su futuro profesional pero, no creo que el desarrollo que se ha llevado a cabo del programa haya sido el más acertado, competencia y falta del respeto entre compañeros, concursantes caprichosos y que presumen de que ellos tienen que tener todo lo que quieren, falta de disciplina, quejas cuando se les exige esfuerzo…. No creo que ninguno de ellos puedan ser un ejemplo a seguir y viendo el comportamiento que han tenido en el primer programa, mucho tendrían que cambiar para poder convertirse en una persona referente en el mundo de la moda.

Esfuerzo, constancia y disciplina es lo que se debería reflejar en el programa además de, respeto y educación (que hasta ahora, he visto que han brillado por su ausencia).

Desde mi humilde opinión, es importante la competencia pero siempre he pensado que la competencia debe de empezar por uno mismo, por intentar siempre superarse a uno mismo y no pensar que la competencia es pisotear o hacer daño a la persona que tienes al lado.

Ser ‘influencer’ es un trabajo y como tal, requiere de esfuerzo, constancia, disciplina, trabajo en equipo…

Lo mejor de poder trabajar, ya sea como ‘influencer’ o en otro tipo de trabajo, creo que son dos cosas muy concretas y sencillas, por un lado, el poder sentirte realizada como persona cada día y por otro lado, el compañerismo.

Saber trabajar en equipo es muy importante ya que, en el día a día nos tenemos que relacionar con nuestros compañeros y no hay nada más incómodo que un mal ambiente de trabajo. Cuanto mejor es el ambiente de trabajo, mejor se trabaja, más nos cunde el tiempo y más productivos somos.

Por lo tanto, la falta de respeto que he visto entre los concursantes del programa incluso antes de conocerse creo que es totalmente innecesario y fuera de lugar. Los comentarios y las miradas ante el físico o la forma de vestir del concursante de al lado no eran necesarias ya que están en un programa de moda y si algo caracteriza al mundo de la moda es la personalidad, creatividad y carácter que tiene que tener cada persona donde, a través de su forma de vestir se intenta transmitir cómo somos.

Entiendo que el programa es un concurso y el objetivo de cada concursante es poder ser el ganador pero tal y como han empezado, dejan mucho que desear.

1 comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*