Madre e hija

Gracias mamá por estar siempre a mi lado

Mi Pequeño Rincón

El amor de una madre es incomparable, pero el tuyo, mamá, es excepcional. Gracias por todo el cariño, atención y amor incondicional que me has dado y me sigues dando cada día de mi vida.

Un amor que empezaste a darme durante los nueves meses que estuvimos unidas, aún cuando todavía no me tenías entre tus brazos pero ya eras capaz de sentirme, de quererme y de cuidarme.

Gracias mamá por todos los biberones, por enseñarme a dar mis primeros pasos, a vestirme, por ser mi maestra particular cada día, preocupándote tanto por mi formación académica como por mi formación personal, porque seguramente, sin tu apoyo y tu atención, seguramente hoy no sería la persona que soy.

Cada día has intentado inculcarme los valores del respeto, la humildad, dignidad, aprender a valorarme a mí misma…. y aunque en muchas ocasiones has sido muy estricta y sobreprotectora, también me has enseñado a que tengo que ser yo la que decida qué camino escoger en cada aspecto de mi vida, y aunque me he equivocado muchas veces y eso ha hecho que lo pasara mal e incluso tú lo has pasado mal conmigo, siempre me has apoyado y has estado a mi lado para que nunca me viniera abajo, intentando siempre sacarme una sonrisa y preocupándote siempre por mi felicidad.

Aunque a veces me pongas nerviosa y necesite contar hasta diez, hasta veinte e incluso hasta treinta, siempre te daré las gracias por las lecciones que me has dado y que aún me sigues dando, sé que me he equivocado en muchas ocasiones y eso ha hecho que lo haya pasado mal pero, también es muy importante aprender de los errores, los cuales nos van enseñando cada día qué es lo que queremos y qué es lo que no queremos en nuestra vida.

Gracias mamá por soportar mis días grises, aún cuando estoy insoportable y el mal humor está muy presente en mí, pero con tu cariño y paciencia, haces que el día se ilumine y vea las cosas desde otro punto de vista, enseñándome que huyendo de los problemas, no hacen que desaparezcan si no que, tengo que aprender a afrontarlos.

Gracias mamá por cada beso que me das cada mañana al levantarme, por cada mensaje que me envías durante la mañana para ver cómo llevo el día o cuando me preguntas si soy feliz, porque esas muestras de cariño es la mejor sensación que se puede disfrutar.

Gracias mamá por todos estos años que llevas cuidándome, protegiéndome, enseñándome a ser una mujer fuerte y segura en cada paso de mi vida.

Gracias mamá por estar siempre a mi lado, por apoyarme en cada caída, animándome siempre a levantarme. Te quiero.