Detrás de cada obstáculo, hay una oportunidad

Obstaculo, oportunidad

Sé tu jefe, tu compañero, tu equipo y sal a buscar clientes.

El momento que nos ha tocado vivir donde el acceso al mercado laboral es cada día más difícil debido a la menor demanda de empleo y mayor competitividad entre los candidatos ha hecho que tengamos que buscar otras alternativas como seguir formándonos académicamente, buscar un hueco en el extranjero o crear tu propia empresa.

Aún estamos reacios a llevar a cabo la tercera opción, crear tu propia empresa, pero es el momento de ser tu jefe, tu compañero, tu equipo y salir a buscar clientes.

No te puedes venir abajo mientras esperas a que el teléfono suene o llegue algún correo a tu email, hay que buscar opciones y donde ahora vemos un obstáculo, seguramente haya una oportunidad.

Para crear tu propia empresa no hace falta tener conocimientos de Administración y Dirección de Empresas si no, tener una buena idea y rodearte de los mejores miembros para tu equipo. Con una buena idea analizada y estudiada donde el resultado ha sido viable, es muy importante que nos decidamos a desarrollarla y poder así también poner en práctica todo lo que hemos aprendido durante nuestra formación académica.

Los títulos sean universitarios o no, nos aportan conocimientos, el poner estos conocimientos en práctica nos dará experiencia y no hay nada mejor que aprender sobre lo que es de uno mismo, donde detrás de cada error hay una nueva lección que seguro que no se nos olvidará y todos estos errores son los que con el tiempo nos llevarán a ser buenos profesionales.

Si tienes una idea y quieres llevarla a cabo, lo primero que debes hacer es hacer un plan de empresa donde obtendrás si la idea es viable o no, si te sale que no es viable, no te vengas abajo, sólo tienes que darle un par de vueltas para ver dónde puedes mejorarlo, si te ha salido viable, analiza tus puntos fuertes y débiles para ver qué papel jugarías tu en el proyecto y saber así qué características tienen que tener los miembros de tu equipo.

Crear una empresa es muy difícil, hay que ser muy constante y trabajador pero como todo en la vida, tiene su recompensa y recuerda, ni Zara se creó en un día ni a Microsoft se le conoció en un mes.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*