Padre e hija

Carta a mi padre…. Feliz día del padre

Mi Pequeño Rincón

Papá… Aunque un día encuentre a mi príncipe, tú siempre serás mi rey.

Querido papá, hoy celebramos el día del padre y, aunque para mí cada día que estoy a tu lado es un motivo de celebración, hoy me gustaría darte las gracias.

Papá, gracias por todo lo que me has enseñado a lo largo de mi vida, desde que nací, has estado siempre pendiente de que no me faltara de nada cuidándome, protegiéndome…. has sido estricto y en ocasiones sobreprotector, pero siempre has estado pendiente de que fuera una persona independiente, leal y compresiva.

Durante todos estos años, han sido mucho los momentos en los que hemos discutido porque teníamos algunas discrepancias, y seguramente seguirá habiendo momentos en los que sigamos discutiendo porque como dicen, somos muy cabezones y con mucho carácter, te gusta siempre estar pendiente y llamarme la atención cuando lo crees conveniente, porque a pesar de la edad que tengo, para ti aún sigo siendo tu niña  y, ¿sabes una cosa papá? No me importa que aún me sigas llamando la atención cuando crees que hago algo que no está bien porque, cada día de mi vida me has ido inculcando los valores del respeto, dignidad, humildad… me has enseñado a amarme y valorarme a mí misma y gracias a ello, hoy soy la persona que soy.

No eres perfecto, nadie lo es, tienes muchas cosas que en ocasiones me ponen nerviosa y necesito contar hasta diez, incluso a veces, hasta veinte, pero papá, reconozco que me encanta esa sensación porque, es una forma de sentir que siempre estás a mi lado, protegiéndome y cuidándome.

Siempre te has preocupado por cuidar de mamá, de los abuelos, a la familia, siempre has estado pendiente de si alguna semana no iba a visitar a los abuelos, me llamabas la atención para que fuera a verlos, te daba igual la edad que tuviera para reñirme, siempre me has enseñado que la familia es lo primero y que hay que estar unidos.

El tiempo pasa volando, casi no me he dado ni cuenta y, cuanto más mayor me voy haciendo, más valoro cada una de tus enseñanzas, entiendo cada vez que me has regañado… siempre has estado pendiente de mí, pero a su vez, siempre me has dado la suficiente libertad para que yo fuera la persona que decidiera sobre mi vida, y que si me equivocaba, fuera por mí misma, eso me haría también aprender de mis errores.

Muchas gracias papá por hacer, junto con mamá, la persona que soy hoy en día, los dos me distéis la vida, y desde que nací, siempre me habéis dado mucho amor y cariño.

Papá, tal vez algún día encuentre a alguien con quien poder formar una familia como lo habéis hecho mamá y tú, pero papá, aunque un día encuentre a mi príncipe, tú siempre serás mi rey.